Headspace

La técnica de Headspace o “espacio de cabeza”, se utiliza para el análisis de compuestos orgánicos volátiles en muestras tanto líquidas como sólidas. Las muestras se introducen en un vial cerrado con aire, posteriormente se realiza un equilibrio térmico entre la muestra y la fase gas. Una vez que se llega al equilibrio termodinámico, con una jeringa o sistema de dosificación se retira una parte de la muestra que está en fase de vapor y se introduce directamente al inyector del GC o a cabeza de columna. 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más.